Una de jazz

Pues vengo de un fantástico concierto de jazz y he constatado:

– que me encanta el jazz. Posiblemente de los estilos de música que más me conmueven.

– que que te guste o no el jazz es cosa de sensibilidad. A mí me gusta desde los 12 años (o por ahí) que cansada de escuchar mi disco de Enrique y Ana, pasé a ver qué tenía mi padre: unos greatest hits de Glenn Miller Orquestra (a quién puede no gustarle esa música?), y unos Play Bach, unos discos de unos chicos gabachos que versioneaban a Bach. Me encantaban. Casi tanto como el single (perdido a mi pesar) del Borriquito como tú de Peret, al que no renuncié hasta que lo perdí.

– que no me guta el jazz vocal. Y eso que yo canto. Y eso que me encantaría cantar jazz. Pero la voz, como instrumento en este medio, no. Tampoco el violín. Están bien, pero no me van. Hoy había una señora que tenía una voz y una técnica estupendas (Judi Silvano), fantástica, pero los pirupiru nunca me han llegado…

– que los grandes grandes no sólo son grandes por lo que ellos hacen, sino por lo que “retuitean”: la gente que llevan en la banda… Joe Lovano se ha traído a un megabatería (Jordi Rossi, batería de Brad Mehldau entre otros), y a un megapianista y megabajista (como siempre, me engancho de los contrabajistas…). Tito Joe es muy grande, pero es que sus compañeros lo son también. Y da gusto.

– que George Lucas es muy listo haciendo pelis y que algo de culturilla tiene. Hace años fui a un concierto de Glen Velez, un maestro en pequeña percusión, que hace un ruido con el bodhran que es exactamente igual que el ruido que hacen las espadas láser. Pues bien, Joe Lovano lleva un instrumento digno de la cantina de Star Wars. Tito Joe ha cogido dos saxos sopranos (diría yo), los ha unido dándoles tres puntitos de soldadura y los tiene afinados a diferentes tonalidades (mi compañero de conciertos dice que a terceras o a cuartas, yo digo que vetetúasaber). El resultado visual es digno de la cantina, pero es que el resultado del sonido también! Es fantástico! Dos instrumentos sonando en uno! Cuando el señor quiere tocar sólo uno, se va a la embocadura del instrumento en cuestión, y cuando el otro al otro , y cuando los dos pues al medio. Fantástico… Tito George se lo copió para la cantina fijo.

2 comentarios en “Una de jazz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s