Una de valses

Christa Ludwig – Die Fledermaus (The Bat) (2000 Digital Remaster): Die Fledermaus Waltz

Ala, pinchen en el link y me se van ambientando, pero, ojo que se abre en la misma ventana y tendrá que echar atrás. No me apetece discutir para empotrarlo. Gracias por la comprensión.

A todo el que me quiera escuchar, sabe que me gusta la música. Toda. En general. He cantado muuuuuuchos años en corales y toqué (no tantos años) la flauta travesera en la Banda de Música del pueblo de mi padre. He sido la peor flautista que jamás ha tocado en esa banda. Las cosas como son. Cantar se me daba mejor. Pero a lo que voy.

En los años en los que estuve en la coral, tuve la posibilidad de cantar estilos muy diferentes. Por cosas que tiene la vida, esta coral es un buen instrumento. El director es un buen entrenador (no estoy de acuerdo en su criterio y en parte por eso la dejé – en 8 años todavía no sé qué música le gusta más), y los cantantes éramos (y son) gente con buena voz, no profesionales y con un profundo amor por la música y el canto. Todo eso junto, hace que sea un instrumento muy maleable para otros directores. Nos sabemos las piezas casi de memoria, y podemos estar al tanto a los gestos del director para captar su interpretación, y al no ser profesionales no hay voces que sobresalgan, resultando un instrumento empastado. Y eso en coros no es normal.

A lo que vamos. Entre todas las cosas que nos contrataron para cantar, una de las más fantásticas fue cantar con la Orquesta de Baile de la Ópera de Viena cachitos de Die Fledermaus, una opereta de Strauss, en el centenario de la muerte de Strauss. Muy divertida. Las intervenciones de la Coral corresponden con hitazos de esta opereta, y fue relativamente fácil (sobretodo para las sopranos, como siempre) prepararla y disfrutamos. Mucho. Tienen momentos muy delicados, pero le dedicamos tiempo y salían bien.

Yo y gran parte de mis compañeros teníamos la cosa esta de los valses. La cursilería romanticona de Sissí y tal y tal y tal. Vamos, que serioserio, lo que se llama serio… pos no… Apetece siempre cantar con gente de fuera, pero veíamos esto como una cosa de pasar el rato.

Y en eso que aparece la Orquesta de baile esta. Gente megamaja. Holahola jujujujujujajajajajaja. Y venga. Montan instrumentos y a tocar.

A ver, ya nunca más jamás veré los valses de la misma manera. A esa gente el corazón no le va sístole-diástole. Le va sísto-lediás-tole: a ritmo ternario. No son como nosotros. No son de este mundo. Sonaban todos a una. Todos los timbres de todos los instrumentos empastados. Unas trompas (que yo ni sabía que existían), trompas naturales, que no llevan pistones y son dificilísimas de tocar. La trompa es un instrumento precioso y muy difícil. Bien tocado puede tener timbre de flauta, mal tocado trompetea y es terrible, y es muy fácil pifiar notas. Pues esa gente me trajo dos trompistas como dos soles que tocaban esos instrumentos con pinta de trompas de caza, sin pistones ni nada, y que tiraban de culo. Recuerdo tambien a los chelistas… Ya digo, esos no eran vieneses humanos.

A lo que vamos. Empieza el ensayo. Claro, ellos tocan esto del derecho, del revés, cabeza a abajo y marcha atrás. Control absoluto. No hay forma de hacerse a la idea de lo fácil era acompañarles. De repente el vals te toma y te sorprendes haciendo esos rubatto (que si salen mal te vas de tiempo y eso deja de andar para cojear) como si fueras hijo de los tramoyistas de la Ópera de Viena a finales del siglo pasado y no hubieras visto ni oido nada más en la vida , y todo sale. Notas agudas, matices extremos: pianíssimos imposibles, fortes rabiosos… Daba igual. Esos tiraban de tí. Ya no eras tú. No eras el coro. Formabas parte de lo que fuera que eran esos seres. Y tu corazón latía sísto-lediás-tole.

Fue maravilloso! La cosa es que no encuentro el programa, y no recuerdo quienes fueron los solistas… Por supuesto, también inhumanos. Recuerdo la sopranito. Una cría (japuta) de 19 años, con una de las voces más maduras que he oído y una soltura ofensiva…

Amos, que desde entonces no veo los Conciertos de año nuevo no por cursilería (como antes) sino por envidiacochina de no poder volver a tocar con ellos… Y eso que eran “los malos”, que la Orquesta de Baile es la segunda orquesta de la Ópera de Viena. Nos traen a la primera y nos desmayamos. Como poco.

Y, claro, tocaron la Marcha Ravensky. No has oído la Marcha Ravensky hasta que te la ha tocado una orquesta vienesa.

Aquí os dejo otro cacho con intervención coral. Quiero cantar con ellos otra vez! BUAAAAAAAAAAAA!

Christa Ludwig – Die Fledermaus (The Bat) (2000 Digital Remaster): Mein Herr Marquis (Laughing Song) (Adele/Chorus)

(si espotifai les da problemas, el primer extracto es Die Fledermaus Waltz, y el segundo Main Herr Marquis)

7 comentarios en “Una de valses

  1. Cuanto me alegro de ser la culpable de este post! Puedo pecar un poquito más y pedirte que nos hables aquí de música de vez en cuando? da gusto, noto tus buenas vibraciones desde Sant Just Desvern!
    Qué envidia! A mí me regalaron unas entradas para verlos en Viena (eran para un jefazo, primera fila-fondo-central, lo más!), y pensé que me moriría si aquello duraba un poco más, en la mismísima sala que estaba cansada de ver por la tele… subidón total, con copita de xampany gabacho en la pausa… no sabes lo mal que llevo no saber de música, en cuanto me jubile me pongo con algo!
    Gustazo de post guapa!

    1. Tú pide, hija, si por pedir… :D
      Aprender música no tiene porque esperar a que te jubiles! Hay escuelas de música en casi todos los barrios/ciudades/ayuntamientos, donde puedes ir a clases, según el instrumento que uses (si tienen banda es fácil que pase) te lo pueden prestar al principio, y si consigues coger el hábito de un ratín cada día, es fácil… No esperes a jubilarte, muhé!

      (hay una etiqueta musica personal, con los postes que he escrito sobre música https://tonapou.wordpress.com/tag/musica-personal/ pero como soy tan clever y no quiero que salga más de una entrada por página, tendrás que ir p’atrás uno a uno… Y además tampoco se vé la entrada entera, tienes que ir al enlace y entonces te desaparece la posibilidad de ir sólo a entradas con esta etiqueta. Amos, que me cubro de gloria :( Cuando entregue el tfm arreglo este desaguisao)

  2. Envidia total. Siempre he envidiado a la gente que tiene el don de la música. Porque me parece que se lo pasan muy bien, y porque es una habilidad compartible.
    A mí se me da bien dibujar, pero no es algo que puedas hacer con otros, es un vicio solitario.
    Envidio a la gente que canta o que toca, porque pueden hacerlo solos o hacerlo con otros, sumarse, participar y crear algo más grande y embriagador, como tú tan bien has descrito en este post.

    Sí, queremos más post músicales, me sumo a la petición!

    1. Yo he asumido que no sé crear. Puedo interpretar, que ya es algo. Pintar implica crear. Fotografiar implica interpretar. Cantar implica interpretar. Mola saber música porque te das cuenta de que es un lenguaje. Y mola saber leerlo porque te da la posibilidad de interpretarlo. Puedes escuchar música, pasarla por el “celebro” y sacarla a tu manera. Pero si puedes leerla, sin escuchar, puedes hacerte a la idea de cómo quieres oirla tú.
      Por eso admiro tanto a los directores de orquesta. Tienen que tener una capacidad brutal para leer esas partituras y hacerlas suyas. Cuerda a cuerda. Instrumento a instrumento.

      Dicho esto, afirmo: cantar/tocar solo está bien, pero muuucho mejor en grupo. Y sí, mola muuuuuuuuucho tener facilidad musical, no voy a decirte lo contrario… :D

      (pero tú pintas y escribes e interpretas y creas, oseatía, menos lloros… =P)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s