Tòfol: este perro

Este es Tòfol, un perro. me diréis que vaya obviedad, pero (nótese) él está encima de MI sofá. Es de estos perros al que tienes que ir recordando que es un perro, porque quiere tu sofá y tu comida. Llevaba en casa como 24 horas cuando saqué la foto y como puede verse en la expresión es de los que cuando les dices que se bajen, tienen la desfachatez de mirarte con cara de: “disculpe, lo que está Vd vociferando tiene algo que ver conmigo?”

Es pessao. Muy obediente, muy inteligente y archisensible. Muy sociable. Pasa olimpicamente de gatos, con los perros quiere jugar, pero si ellos no quieren pues no pasa nada. No tira nada con la correa. De hecho, flipo, porque aguanta el ritmo y anda tan feliz sin oler ni porculear. Adora a los niños y los niños a él. Mis tres sobrinas le embistieron a la vez cuando llevábamos juntos tres días, y el animalito estuvo encantao de tanto abrazo, tanto toqueteo y tanto beso. Hubo flechazo con Martina, de siete añitos que sólo decía: tiene la cabeza muy grande! mientras intentaba que Tòfol no le lamiera la cara.

Tòfol es un pitbull, pero tampoco lo sabe. Yo tampoco sé qué implica que sea un pitbull. Llevamos juntos poco más de una semana y no me ha hecho ninguna bordez. Si Anakin le gruñe a alguien él le sigue, pero mucho menos que Anakin mismo. Se deja llevar por ella.

Necesitamos un dueño para Tòfol que sepa lo que implica que sea un pitbull, pero que no se lo haga saber. Tòfol no entiende nada. La gente le toca, pero cuando les dices “es un pitbull”, les quita la mano. Yo, será por rubia o porque creo firmemente que los perros tienen un carácter y un instinto, pero son lo que son por la educación que se les da, no he tenido ni un momento de desconfianza. Lamento no poder dar pistas de lo que implica tener un perro de estos que necesitan licencia. El dueño tiene que saber que tiene que llevar los papeles y el bozal, y que si se le echa un yorkshire maleducado y Tòfol hace “Guau”, se la va a cargar Tòfol. Tiene que tener papo para aguantar a maleducados y gente que tiene miedo de una raza que no conoce.

Es facilísimo educarle. Llegó a casa después de casi cuatro meses encerrao en una residencia. Meaba en casa. Yo quería matarle, porque pequeño no es. Estuve hablando con Ana, la chica que gestiona estas adopciones, para explicarle el problema, que había que exigir que el dueño tuviera campito, porque si yo no lo aguanto lo aguanta poca gente. Pues en una semana ya no me mea en casa. Ha recuperado el instinto perdido y obedece. Entiende las cosas y es muy sensible.

Lo dicho, necesitamos un dueño para Tòfol que sepa qué es un pitbull, pero que no le haga saber al perrito que lo es. Y que le recuerde que es un perro, que se le olvida.

Y si les gusta, difundan, por favor. Puede mandarse en adopción en Mallorca, Barcelona e Ibiza, no por nada, sino porque es donde se puede hacer un seguimiento de la adopción, que no se quieren mandar perrines donde no se sabe dónde van.

Voy a bajarlo del sofá.

2 comentarios en “Tòfol: este perro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s