La Música

Pues un día que quería meterme en la cama pronto, va y me da por escuchar música desde la cama. Suponía que igual no me quedaba muerta a los 10 segundos, y he decidido ser yo la que iba a decidir hoy qué música me acuna.

Y he ido directita a la parte de clásica. Directita a los pocos cd’s que tengo de conciertos que dimos con la Coral Universitaria. Son poquitos, pero muy buenos. Una versión del Mesias de Haendel por Laszlo Heltay y una de la Pasión según San Mateo por Trevor Pinnock. La primera con La Simfònica. La segunda con The English Concert.

Y aquí estoy, una hora después, no durmiendo, sino escribiendo ésto para lamentarme.

La Coral Universitaria de les Illes Balears es una de las corales noprofesionales más reconocidas de España. Tan reconocidas, que Don Trevor aceptó la sugerencia de La Caixa de que no se trajera a su supercoro de cámara sino de que fuéramos nosotros los que cantáramos la Misa de Coronación de Mozart. Y nos escuchó y nos quiso. Y nos quiso tanto que años después quiso (él) cantar con nosotros una de las piezas más delicadas de la música mundial, y más para coro, que es La Pasión según San Mateo, de Bach.

Durante los diez años que canté, pude aprender un montonazo de historia, de música, de cultura.

Canté música contemporánea, clásica, barroca, a capella, gran orquesta, de cámara, acompañados al piano, renacentista… Cantamos en La Maestranza con la orquesta de Sevilla dos maravillosas La Creación (Haydn), en dos conciertos que abarrotamos y en los que hicimos llorar de emoción a la mitad del teatro (que se baje uno llorando del escenario es tan normal que ni se comenta). Nos dirigió Rudof Wherten (fundador y directo de I fiamingghi), y tan mal no lo debimos hacer cuando años más tarde contrataron a la Coral para cantar La Creación en la inauguración del Teatro Campoamor en Oviedo. Con I Fiamminghi, su orquesta, claro. El director nos reclamó.

Porqué este rollazo?

Pues porque ninguna coral nace sola. Ningún colectivo musical sale como una seta. La Coral Universitaria tiene el valor que tiene porque sin ser profesional es un instrumento muy versátil para cualquier director que hemos tenido enfrente. La Coral Universitaria no hubiera podido crecer como instrumento sin la posibilidad de tocar regularmente con una orquesta sinfónica.

Con la Simfònica hemos cantado una versión maravillosa de Daphne y Chloé (Ravel) dirigidos por Phillipe Bender (director durante varias temporadas), pero también, con él mismo, el peor de los Mesías. Pero no porque fuera malo, sino porque era la versión de Bender, que es muuuuy finisecular y muy poco barroco, y un buen instrumento, sigue la interpretación del director, no la suya.

Hemos tocado un maravilloso Pesebre (Pau Casal) y lo hemos cantado en Madrid y Barcelona. Hemos cantado un complicadísimo Iván el Terrible. Varias versiones del Requiem de Fauré y del de Mozart.

Hemos estrenado piezas de compositores mallorquines y hemos difundido piezas contemporáneas de otros compositores, de esos que todavía no tienen disco grabado y que hacían de la programación de temporada de la sinfónica algo atractivo y educativo.

No sé qué va a ser ahora de la Coral Universitaria, ni de los Coros del Principal. Puede que el Studium sí sobreviva, porque está muy especializado en música de cámara, y en Mallorca hay, ha habido y habrá buenos músicos para montar una orquesta de cámara por proyectos. La Coral… Mañana mismo llamaré a ex-compañeros que siguen cantando a ver cómo se plantean el futuro sin tener el apoyo del par o tres de conciertos que se compartían con la orquesta por cada temporada.

Sé que yo, personalmente, y todos los cantantes que han ido pasando por las corales mallorquinas, deben mucho a que haya una orquesta sinfónica activa en las islas. Sé que la cultura mallorquina le debe mucho a la existencia de una orquesta. A los chicos que estudian música les sirve como motivación al estudio. A los que nos gusta la música clásica, y nos ha gustado siempre, nos ha permitido hacer apostolado llevándonos a los conciertos a los amigos descreidos o, simplemente, ignorantes. A los que no les gusta la música (o creían que no) les ha permitido conocer lo que se siente cuando una sección de vientos potente explota de alegría o clama de tristeza, les ha permitido ver cómo toda una sección de cuerda toca como uno viendo los dibujos de las olas de los arcos  y les ha permitido oir un final wagneriano con ochenta personas en un coro y los timbales y percusión reforzando, o un final raveliano con un perfecto fade out dirigido que involucra a 150 personas sonando como una.

Los asiduos (que puede que no fuéramos muchos, pero sí somos un número importante) hemos visto cómo un buen director cambia una pieza al darle su estilo, y como un mal director destroza una obra maestra. Hemos visto estrenos de piezas de Brotons (el último director que tenga si la gente esta que nos gobierna no recapacita) a los que de ninguna manera tendríamos acceso. Y eso que Brotons como director no me mata, pero como compositor, recuerdo un concierto de trombón y orquesta que tira de culo. Y lo estrenó aquí.

La simfònica vertebra gran parte de la música en Mallorca y Baleares. Los músicos de la simfònica tienen grupos en los que cada uno desarrolla su creatividad musical: quinteto de trompas, tríos de cuerda, cuartetos de viento, grupos de percusión… Ellos preparan programas a parte en los que se permiten (y nos permiten) tocar lo que les apetece, lo que quieren, lo curioso, lo transgresor, lo que no entra en los programas de una sinfónica. Y no tienen porqué cobrar por ello. En su gran mayoría los músicos de la simfònica son vocacionales y a parte de su faena de músico tutti, o dan clases o dirigen pequeños grupos.

Ahora sólo sé que dentro de todo lo que se van a cargar, se quieren cargar esto. Y esto sí es patrimonio. Y no es culpa nuestra, ni de que nosotros hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades. La música no es un lujo. La educación no es un lujo. El conocimiento no es un lujo. La diversidad no es un lujo.

Y no sé qué se puede hacer.

Por de pronto, no aceptar proclamas de los señores del PP justificando burradas diciendo que es herencia del PSOE (que tiene un trago, pero eso no es motivo). Si fuera otro partido político que no hubiera estado en la oposición 8 años y que hubiera hecho una política de oposición que fuera válida para apoyar ahora sus actos, pues fale. O que fuera un partido político que no hubiera gobernado en Mallorca durante los cuatro años anteriores al pacto de progreso y que fuera responsable de malgastar tal cantidad indecente de dinero público que nos ha llevado a como estamos (devolviendo una pasta en intereses y con el presidente en el juzgado por nosécuántas causas de un solo caso, con lo que JAMÁS sabremos qué cantidad nos ha robado realmente pero con proveedores sin cobrar y con instituciones sociales cerrando por estos impagos y quitando apoyo a personas que realmente lo necesitan), pues igual colaría.

Sólo pido que, a los que os guste la música, estéis donde estéis, no permitáis que os cierren escuelas de música, no permitáis que os quiten la posibilidad de oir de cerca una voz sin amplificación, no permitáis que os quiten la posibilidad de tener buenos músicos enfrente, ni de cerrar los ojos y jugar a adivinar si el instrumento que suena es una flauta o una trompa tan bien tocada que despista el oido, que no os quiten la posibilidad de  ir con vuestros sobrinos a escuchar Pedro y el lobo, que no os dejen sin los temblores de las vísceras a golpe de parche de los timbales, que no os dejen sin violines ni violas, que no os dejen sin clavicémbalos ni trompas ni flautas ni oboes ni pianos ni contrabajos ni clarinetes ni trombones ni trompetas ni fliscornios ni corales…

Que no os vuelvan sordos.

Os dejo con el corral final de La Pasión Según San Mateo, en una versión similar a la que cantamos nosotros. Y sí, la música puede convertir: cantando esta Pasión, dudas realmente de la no existencia de Dios. Si Bach componía estas cosas, es porque algo tiene que haber. Ya quisiera Ratzinger.

6 comentarios en “La Música

  1. Yo tampoco me he dormido. Estoy en la cama escuchando música. Bendita música. No se leer una nota, pero las disfruto en lo que dade si mi oreja que no mi oido. Precioso post. Beso enorme

    1. =’)
      Gracias churri. De repente echo de menos lo que no volverá a pasar y menos si se sigue priorizando noséqué contra lo realmente importante.

      A ver mañana quién me levanta a las 07.45!

  2. Gracias por este maravilloso post y por tu pasión por la música. Yo también formé parte del Coro Universitario de Oviedo, aunque (al menos en mi época) no tenían tanto nivel como el de aquí (además, teníamos un director de los que destroza las obras). Lo difundo, Toneta. Un beso grande.

    1. =) Grcs!
      Que la universitaria de aquí sea un buen instrumento se debe a que nuestro director no es un gran músico. En diez años no supe cual era la música que más le gustaba. Él escuchaba versiones y nosotros las adaptábamos. Eso que podría ser una debilidad como músico, se convierte en una fortaleza al convertirlo en un instrumento acustumbrado a ir cambiando tempos, aires, interpretaciones.
      Joan no es un músico excepcional, pero es un buen preparador físico. =P

      y grcs aguein! A ver si no lo joden… =S

  3. Soy uno de esos ignorantes musicales a los que Tona ha arrastrado a algún que otro concierto. Lo único que sé de música es si lo que escucho me emociona o no, y con eso me doy por satisfecho, porque no necesito saber por qué me emociona. Las emociones forman parte de lo mas íntimo de una persona, y tengo que decir que en varias ocasiones me he emocionado en conciertos de la Simfònica y en los de la Coral, juntos o por separado.
    Y lo que no entiendo es que, los que ahora se la quieren cargar, apenas hace 5 años apostaban por construir una opera aquí, en Mallorca. Sí, eran los mismos y no otros. Pagaron 200.000€ por una maqueta a uno de los mayores sinvergüenzas del mundo, y si esos 200.000€ y otros tantos muchos no se hubiesen malgastado, tal vez ahora no tendríamos que enfrentarnos a esto. Porque han sido ellos los que nos han robado a espuertas y no han devuelto ni un céntimo. Dirán que los antiguos gestores ya no están en el Partido, pero ese partido amparó toda una sarta de malas artes y poca ética que, al menos yo, no olvido.
    Se cargan la Simfònica amparándose en la mala situación económica por la que atravesamos, pero los causantes de ésta no asumen ninguna responsabilidad, y es que, no hay nada como mirar a otro lado y echar balones fuera cuando uno no quiere asumir sus responsabilidades. No, no hacen lo correcto y lo mejor para nosotros. La música, la literatura, la pintura, la escultura, todas las expresiones artísticas forman parte del patrimonio de una sociedad de la que ellos, aunque les cueste asumirlo, no son dueños.
    El “concierto” del pasado sábado en la Plaça Major por lo emotivo y triste de la situación, y es que no sólo malgastan nuestro dinero, si no que también nos están intentando robarnos la posibilidad de emocionarnos con algo tan simple como la buena música.

    1. Grcs!
      Dir això el mateix dia que se coneix que Matas ha tret de no se sap on 2 milions d’euros per aturar l’embargo del palasete té un trago, la veritat.

      Quins grans fills de puta… I no pagarà res ni tornarà res del què ha robat ni del què està demostrat què ha tudat per pagar coses molt per damunt el valor que tenien just perquè ell volia. I clar, a base de favors i jo te pag i tu me pagues, jo també em faria un palasete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s