La última hora de mi vida

De 14:00 a 15:00 ha transcurrido, básicamente, en la cocina. Con la radio puesta he escuchado media hora de noticias locales y autonómicas y media hora de noticias estatales.

Hay para matarse.

De cerca a lejos.

  • Se pierde un cuadro de miró durante 20 meses y lo tenía un señor transportista en su despacho. Y o nadie buscó el cuadro o no lo entiendo. Cargo público no funcionario, témome que enchufado.
  • Serios indicios de que noséqué jefe de policía municipal, mandaba desde su ordenador de curro los exámenes a sus amiguitos que aprobaban oposición con nota. Faltaría. Cargo público no funcionario, claramente enchufado y torpe, muy torpe.
  • El secretario autonómico de educación cultura y noséquémás, no sabía que para aprobar ciertas leyes (tipo las de educación) había que consensuar y hacer una serie de reuniones con colectivos implicados.  Cuando el TSJB le echó para atrás la modificación legislativa más salvaje (por insensata) que se ha hecho jamás en educación, quedaría el hombre (pobre, que como es un dedazo no tiene que conocer las leyes) quedaría digo pues muerto. Pero bueno, como el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, se sacó un decreto ley de la manga y así pues no pasa nada.
  • se van a declarar legales todas las viviendas rústicas ilegales construidas en sitios ilegales que tengan más de 8 años y que no tengan procedimiento en contra. Si no lo tienen porque se puso y la administración no le dio trámite, pues se siente, oyes, que no hay que ponerse tan quisquilloso.
  • Se ha aprobado la norma que se carga totalmente la igualdad de condiciones en educación, y más en épocas de recortes, dando recursos a colegios que separan niños y niñas, se les van a dar terrenos públicos para construir colegios, y se va a contratar a profesores no funcionarios para evaluar a los alumnos de las escuelas públicas.
  • Y, por fin, una medida económica: van a girar de arriba a abajo el sistema de pensiones.

Los tres primeros puntos deberían bastar para ir al defensor del pueblo y pedir por la klórria de su mádrrre que nos los quite de enfrente.

A mí que me digan lo que quieran, pero no es economía. Es ineptitud extrema, despotismo e ideología.

Debemos tenerlo claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s