En qué se gastan nuestro dinero

Creo que estamos muy poco acostumbrados a pedir cuentas de cómo se gasta el dinero público. Dinero que ponemos todos (ya se sabe que los que más tienen tienen también más recursos para poner menos) y que se gasta según unos presupuestos generales dedicados a ciertas partidas y que luego se distribuye según cada administración.

La cosa viene al cuento del tema de  que los europarlamentarios no quieren viajar en turista. Y que tienen unas dietas de 300 euros y más cositas. Pero llevo pensando en esto desde hace semanas, cuando una amiga me comentó que en un pueblo de aquí (Mallorca) cuatro-cinco ya postadolescentes (15-16 años) habían pillado a un preadolescente (12-13) y le habían hecho una de salvajadas que no voy a repetir. Las grabaron en vídeo pero se pudo parar que las subieran porque les pillaron antes: el pueblo, a diosgracias es pequeño.

Sigue leyendo “En qué se gastan nuestro dinero”

Tú puedes ayudar a rescatar a los perros de Son Reus

L’ajuntament de Palma té un minisite de la gossera (Son Reus) a la web on puja les fotos dels animals que hi ha dins les gàbies, la situació en la que estan (vagabunds, “abondonos”…) i si tenen sol·licituts. La cosa és que les fotos són lletgeslletgíssimes, i que falta informació del caràcter dels animals. Ni pujaré els enllaços no fos vos pegas per anar-hi. A més la informació no té perquè estar actualitzada tot i que fan el que poden.

Hi ha una pàgina a facebook que té la mateixa informació que la de l’ajuntament sols que més actualitzada i amb més fotos.

Sigue leyendo “Tú puedes ayudar a rescatar a los perros de Son Reus”

Open data

Copio la definición de Open Data del blog de Antoni Manchado, que mejor no se puede explicar: “Open data es una nueva forma de publicar los datos públicos en formatos que permitan el libre acceso  para tod@s l@s ciudadan@s, sin limitaciones técnicas o legales y de manera abierta y estructurada”.

Vamos, no es comunicación, es tecnología.

En un principio, como no es comunicación, como que no me preocupé en demasía. Me alegré tremendamente de que vía tecnológica o vía comunicación se diera un pasito en transparencia, claro, pero no le ví el uso. Antoni me lo explicó: “pues nada, la gente puede coger los datos y hacer aplicaciones, por ejemplo”. Y yo dije que sí, pero no entendí nada.

Sigue leyendo “Open data”